De síndromes y otros males!

El síndrome de la persona plastilina es característica de quienes de forma constante buscan adaptarse y amoldarse a las necesidades, requerimientos y pedidos de los demás; la persona así, le cuesta poner límites y es en exceso solícita, pues llega a intuir necesidades y cumplirlas, desconectándose de si misma, perdiendo de vista su autocuidado, sus propias necesidades pasan a un segundo plano, en fin… su prioridad es satisfacer lo que desean los demás.

Si usted se reconoce en esta descripción, si quiere dejarlo, más le vale que empiece por generar un espacio para sí mismo, para atenderse, quererse, satisfacer sus propias demandas; así es que cuando vuelvan a buscarle para aprovecharse como ha sido, mejor diga: hmmmmm, déjeme pensarlo. Así, se tomará un tiempo para decir un NO rotundo, sin sentirse culpable, sin miedo, de forma amorosa, compasiva y asertiva con el otro, finalmente, lo hace porque se le ha permitido.

Otro de los síndromes a tratar, es el síndrome de la persona esponja, aquella hiper sensible, un rasgo de su personalidad que le trae algunos problemillas, puesto que el exceso de sensibilidad le lleva a sufrir por los otros sin tener porqué. Las personas esponja generan tal sufrimiento que llegan a enfermar, mantienen con cansancio, con sueño, sin poder concentrarse, llegan a la ansiedad, a la depresión; su sistema nervioso trae tales antenas receptoras, que huelen el sufrimiento a metros de distancia… todo esto por un rasgo de personalidad mal enfocado, que les hace estar más pendientes de los demás que de sí mismos, generando además una respuesta de irritabilidad por no poder ayudar a todos.

La solución a estos síndromes está en reconocerlos, aceptarlos y tomar decisiones en beneficio propio, no se trata de huir de las circunstancias sino de vivir de mejor manera. Así que:

  1. Practique la compasión desde la empatía, sin contagiarse en exceso de lo delos demás en cuanto a emociones. Empatizar sin dejarse arrastrar.
  2. Descansar para regenerarse, cuidar de la alimentación, el buen uso del tiempo de ocio, meditar.
  3. Ser estricto en poner y ponerse límites, generar independencia del mundo exterior, aprender a decir no, respetar el tiempo propio, el ritmo y las necesidades.
  4. Buscar otras maneras de expresar el exceso de sensibilidad, la danzaterapia, el arte… tu bienestar es primero.

 

Yaneth Rubio Pinilla

Psicóloga – Tanatóloga

¿Quiere saber más? Contáctanos!

Ofrecemos consulta online. Escribe ya: vinculate@fundabrazamos.com

Resetea tu alma… Hazlo por ti.

Se dice de nosotras que hacemos con pasión lo que sabemos hacer… Tenemos experiencia en Desarrollo Personal y Familiar; Tanatología, Coaching, Psicología Positiva, y otros pergaminos. Nuestro compromiso: Inspirar a que el amor es el reconocimiento de que no hay finales, hay nuevos comienzos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s